Maria nuestra “suite” más retirada ha sido pensada para alojar a una pareja.

Recogida como un nido, se distribuye armoniosamente en dos habitaciones. Una habitación – en la que la luz penetra difuminada por una de las ventanitas típicamente características de los “trulli” -  con cama de matrimonio, mientras la sala frente al dormitorio invita a la lectura y a disfrutar de la música.

El baño se ha ubicado en el que fuera el antiguo establo: en el espacio del antiguo pesebre o comedero se ha encastrado la bañera de diseño moderno. La privacidad nos acompaña hasta el exterior en un patio exclusivo para los dos huéspedes de María.